Sustentabilidad al interior de la empresa

por Christian Muñoz

Incluir la cultura del desarrollo sustentable al interior de la empresa es un fenómeno relativamente nuevo, de los últimos veinticinco años aproximadamente, y que tiene su base fundamental en la ética empresarial.

Luego del informe titulado “Nuestro futuro común” de 1987 y el establecimiento del concepto de desarrollo sustentable basado en el uso racional de los recursos naturales y en la advertencia sobre los peligros del deterioro ambiental y la creciente depredación de los recursos naturales y su entorno, poco a poco, se va haciendo presente no solo en los gobiernos y las autoridades políticas de los distintos Estados y organismos internacionales, sino que también, en las grandes empresas que involucran este concepto en su quehacer ordinario como parte fundamental de su política empresarial.

La responsabilidad social empresarial -RSE- en Chile, o responsabilidad social corporativa -RSC- como también se le conoce en otros países, no es más que lograr la incorporación del desarrollo sustentable al interior de la empresa, ya que involucra la variable económica, social y medioambiental dentro de su política institucional corporativa, todas áreas o aristas esenciales en que se funda el desarrollo sustentable en nuestros días (Díaz, Riquelme y Vílchez, 2017). Por ello, es esencial erigir esta sustentabilidad sobre la base de una ética empresarial real, sólida y bien definida mediante la existencia de una política de sustentabilidad corporativa que permita desde la base organizacional el cumplimiento de sus objetivos sociales, económicos y ambientales.

La existencia de un departamento con el personal adecuado al interior de la empresa establecido exclusivamente para la consecución de estos fines es, sin duda, un rasgo esencial en esta política y una inversión a largo plazo que permitirá ejercer el debido control al interior de la empresa y la concreción de procedimientos, planes y programas establecidos para cada fase del proceso productivo hasta la obtención del producto o servicio final dotado de mayor valor agregado.

Así cada empresa es diferente y orientará sus políticas de sustentabilidad de acuerdo al sector productivo en el que se desarrolle, pero que dirá relación básicamente, y en general, con elementos tales como el cabal cumplimiento de la legislación vigente y aplicable; la seguridad y la salud laboral; compromiso con el medio ambiente que involucra la explotación y uso racional de las materias primas y la adecuada gestión que haga la empresa de sus residuos en todas sus fases de producción, así como también, la prevención y reducción de gases de efecto invernadero al mínimo posible dentro del estado de sus posibilidades. A su vez, y ligado a lo anterior, se entiende la incorporación de nuevas tecnologías que permitan la implementación de tecnologías limpias y más eficientes y amigables con el medio ambiente, de esta forma, se concreta la acción combinada entre sector tecnológico, la innovación y la responsabilidad ambiental (Abad, 2016).

De lo anterior, y para lograr los objetivos especificados, las empresas incorporan modelos de negocios verdes que buscan dotar a sus productos y servicios del valor agregado que otorgan los mecanismos de reciclaje y reducción de residuos y de gases de efecto invernadero, por ejemplo. Por ello, es que cobran un rol fundamental los departamentos de relaciones públicas y de marketing, a fin de que sirvan como canales de comunicación y diferenciación, desde la empresa hacia la sociedad, en el conocimiento de los procesos esenciales y en el valor agregado de productos y servicios que posibilitará la validación por parte de la comunidad y la vinculación de la empresa con el medio. Para ello, se requiere de existencia de un gobierno al interior de la empresa bifronte en que por una parte se ocupe del desarrollo interior de la empresa en materias de sustentabilidad -gobernanza corporativa- y hacia el exterior de la empresa, en la sociedad civil y los consumidores -gobernanza social- (Coria, 2017) a fin de posibilitar de manera exitosa la sustentabilidad de las corporaciones.

Santiago, marzo de 2019

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *